Registro de seguidores

domingo, 15 de abril de 2018

Concentración por la Ciencia en Morelos 2018




Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 16 de abril de 2018.

El pasado 14 de abril se llevó a cabo la segunda Concentración por la Ciencia en Cuernavaca, en Plaza de Armas para ser más precisa. Esta actividad surge el año pasado en Estados Unidos como una respuesta a la postura anticientífica del gobierno de ese país y rápidamente se expandió por todo el mundo incluyendo México y, por supuesto, nuestro estado donde es convocada por la Academia de Ciencias de Morelos.

El objetivo básico es acercar el conocimiento científico al ciudadano esperando que al conocer de primera mano el quehacer de los profesionales de la ciencia mejore su apreciación hacia ellos y de esa forma ir suavizando la opinión pública para que, eventualmente, impacte en el presupuesto hacia las universidades y los centros e institutos de investigación públicos, que es donde se realiza la investigación en México.

Morelos cuenta con 43 centros e institutos de investigación y dos más en construcción donde trabajan dos mil investigadores quienes imparten cátedra en más de 70 maestrías y doctorados en todas las áreas del conocimiento. Nuestros investigadores han sido extremadamente competitivos permitiendo que en lo que va de este año ya se hayan obtenido dos premios nacionales en ciencia. Esta competitividad proviene de la estabilidad laboral de todos y cada uno de ellos ya que, a pesar de los vaivenes sexenales, ningún centro de investigación de Morelos ha cerrado sus puertas desde 1940 cuando se crea el Campo Experimental del INIFAP en Zacatepec. La competitividad de nuestros investigadores se refleja igualmente en la calidad de sus proyectos lo que les permite concursar por fondos públicos para la investigación así como ofrecer soluciones a la industria nacional.

Gracias a toda esta infraestructura física y humana, Morelos ha logrado consolidar un ecosistema de innovación muy atractivo para el talento y también para la inversión privada destacando dos sectores. Por un lado el sector farmacéutico donde nuestros investigadores son líderes mundiales en la generación de nuevas tecnologías como por ejemplo vacunas, antisueros, anticuerpos terapéuticos, dispositivos médicos, entre otras. Por otro lado también somos líderes en energías renovables, en particular en la transformación de la energía solar para calentar agua o para generar electricidad.

El tener tantos centros e institutos de investigación es bueno para nuestro estado. Desde el punto de vista educativo significa que nuestros hijos pueden estudiar hasta el nivel doctorado y adquirir competencias de calidad internacional sin salir de Morelos. Por otro lado la presencia de tantos y tan buenos profesores impacta en el nivel educativo general ya que su labor se dispersa por todo el territorio mediante la participación en clases y conferencias. Finalmente, desde el punto de vista económico, tener capital humano de tan alto nivel derrama en la creación de empresas de base tecnológica que generan empleos de alta especialización bien remunerados.

Nada mal para ser uno de los estado más pequeños del país ¿no creen?

Información adicional

Academia de Ciencias de Morelos

Ecosistema de innovación de Morelos

Portafolios de inversión por sectores
http://sicyt.morelos.gob.mx/contenido/portafolio-de-inversión

Nuevas tendencias para el tratamiento del cáncer



Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 2 de abril de 2018.


Dice la Biblia que Matusalem tenía 187 años cuando engendró a Lamec y después vivió otros 782 años aunque no existe registro de ninguna persona que haya vivido tanto tiempo. Es más, actualmente disfrutamos de la más alta expectativa de vida en la historia siendo de 70 años a nivel global y en México de 75 años. Vivimos más, vivimos mejor y ya no nos enfermamos de lo mismo.

Hasta hace 100 años las principales causas de muerte correspondían a padecimientos infecciosos transmisibles como neumonía, tuberculosis e infecciones gastrointestinales. En estos momentos el panorama es muy diferente. Avances recientes en tecnologías médicas han ayudado a controlar, desde una perspectiva de salud pública, los padecimientos transmisibles con excepción de la influenza que ocupa el noveno lugar. Los enemigos a vencer ahora son los no transmisibles como los padecimientos cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades crónico-degenerativas entre ellas el Parkinson y la diabetes.

De todas estas enfermedades no hay ninguna que despierte más alarma que el cáncer. Su sola mención provoca angustia debido a la agresividad del padecimiento y por lo tanto se ha apoderado del imaginario colectivo. La identificación de alimentos como el café o los embutidos ahumados como promotores de cáncer se propaga por redes sociales. Por otro lado, se recomiendan dietas alcalinas, medicamentos herbolarios o tratamientos como la ozonoterapia como balas de plata para contener el desarrollo de la enfermedad una vez diagnosticada.

Sea como fuere los médicos y los científicos hemos fallado en transmitirle a la población que a pesar de poseer características comunes el cáncer no es una enfermedad única y, por lo tanto, no existe ningún tratamiento universal. En un buen número de casos se trata de padecimientos congénitos siendo el mejor estudiado el cáncer de mama donde la presencia de ciertas variaciones de los genes brca 1 y 2 predicen con alta probabilidad la ocurrencia del padecimiento por lo que pueden ser usados como pruebas genéticas diagnósticas. En otros casos son adquiridos por factores ambientales como el contacto con asbesto y otros agentes carcinogénicos como el cigarro.

Precisamente por la diversidad en su origen, en estos últimos 20 años se han desarrollado nuevos tratamientos, diferentes a la quimioterapia, para atender casos particulares. Como ejemplos tenemos la terapia derivada del uso de células madre contenidas en el cordón umbilical para abatir la leucemia infantil; el uso de semillas radioactivas para el tratamiento del cáncer de próstata conocido como braquiterapia que sustituye exitosamente a la cirugía; y, finalmente, una nueva generación de medicamentos biológicos conocidos como anticuerpos terapéuticos que permiten el ataque selectivo de las células malignas sin efectos secundarios y cuya eficacia ha sido demostrada clínicamente para cáncer de mama, de colon y algunos tipos de linfoma.

Sin quitar importancia a la seriedad el padecimiento hay que tener claro que abandonar un tratamiento médico por seguir una terapia alternativa pone en riesgo la vida. La ciencia ha aportado mucho para el tratamiento del cáncer y lo seguirá haciendo hasta que lo erradiquemos como lo hemos hecho ya con otros padecimientos devastadores como la viruela y la peste bubónica.  Mientras tanto, coman sano, hagan ejercicio y disfruten el privilegio de estar aquí y ahora.

Información adicional
Evolución de la expectativa de vida a nivel global

Anticuerpos terapeúticos: éxitos, limitaciones y expectativas para el futuro (en inglés)

La braquiterapia, una alternativa no quirúrgica para el cáncer de próstata

Nuevas herramientas moleculares para el diagnóstico del cáncer


domingo, 18 de marzo de 2018

Lo que el Nobel le puede aprender a los Oscares



Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 12 de marzo de 2018.

El Premio Nobel es el máximo reconocimiento a la actividad científica en el mundo. Conferido por la Fundación Nobel y bajo solicitud expresa de Alfred Nobel quien legó una parte importante de su fortuna reconoce a quienes, en el año precedente a la entrega de cada premio, generen el mayor beneficio a la humanidad dividido en cinco partes iguales: física, química, fisiología o medicina, literatura y paz. Posteriormente se incluyó la categoría de economía. La elección de los ganadores la delegó a diferentes Academias e instituciones suecas.

Otorgado por primera vez en 1901 ha reconocido a 892 personas y 24 organizaciones con 585 premios y es esperado con ansía por la comunidad científica y académica de todo el mundo. El proceso de selección está diseñado para reducir al mínimo posible las distorsiones que impidan que un investigador sobresaliente pueda ser nominado, sin embargo en el portal del Premio Nobel se indica que solamente el 5% de los premios han sido otorgados a la mitad de la población de científicos del planeta, desde Marie Curie en 1903 hasta Youyou Tu en 2015 solamente 48 mujeres han sido galardonadas. Este dato es claramente una distorsión que amerita una reflexión.

Comencemos con el acceso a la educación que ha cambiado desde principios del siglo XX cuando existía resistencia a la incorporación de mujeres, para estos momentos se ha liberado esa barrera y la matrícula a nivel licenciatura demuestra una clara igualdad entre géneros, por lo menos en países desarrollados. Posteriormente se encuentra la incorporación a la actividad de investigación, donde una vez más hay que reconocer que se han realizado acciones exitosas para que las plantas laborares en los centros e institutos alcancen la igualdad en oportunidades. Posteriormente viene el desarrollo dentro de la disciplina, aquí es donde se comienza a identificar que las mujeres tienen menor probabilidad de llegar a puestos de dirección y también a coordinar esfuerzos colectivos de alto nivel. Finalmente el reconocimiento de los pares, como por ejemplo, el otorgamiento del Premio Nobel.

En este último punto podría haber dos explicaciones: ya sea que las mujeres sean nominadas con menos frecuencia y por ese menos reconocidas y la otra es que a pesar de ser nominadas a la par de sus colegas hombres no sean seleccionadas. Desafortunadamente no hay manera de saberlo en toda su extensión puesto que la Fundación Nobel declara secreta la lista de nominados por 50 años. Sin embargo lo que sí sabemos de los datos públicos es que entre 1901 y 1967 solamente diez mujeres fueron nominadas en todas las categorías y de ellas 6 fueron reconocidas, un porcentaje bastante alto, lo que sustenta la primera hipótesis, la inequidad en el proceso de nominación.

En este sentido es interesante que el proceso de nominación sea por invitación. Los diferentes comités envían formas confidenciales a un grupo de personas que, de acuerdo a criterios propios de cada disciplina consideran competentes y calificados para nominar. Entre estos nominadores se encuentran miembros suecos y extranjeros de las diferentes Academias Suecas; miembros del comité en cuestión; galardonados por el Premio Nobel en años anteriores; Profesores titulares de las diferentes escuelas y facultades de Suecia, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y en particular, el Instituto Karolinska en Estocolmo; Presidentes o Jefes de Departamento en el área del comité de, al menos, seis universidades extranjeras con la finalidad de dispersar adecuadamente las oportunidades y, finalmente, otros científicos que la Academia considere apropiado invitar.

La situación genera un círculo vicioso pues al tener menor presencia en los premios así como en puestos directivos, se reduce también la participación femenina en los comités de nominación. A diferencia de una expresión publicada en el portal de la Fundación respecto a la intención de que los nominados sean apropiadamente explorados en los diferentes países, no se hace ninguna mención a la equidad de género. Aquí me pregunto si no debieran aprender los Premios Nobel de la entrega de los Oscares, donde para cada categoría se premia a un hombre y a una mujer.

Tener categorías diferenciadas por sexo es un acción afirmativa, es reforzar de manera activa algo que no está ocurriendo espontáneamente y sin duda es más equitativo que una acción de cuotas donde la mitad de los premios debieran darse a las mujeres. Esta directiva en los Oscares no llevó a la disminución de la calidad, al contrario, las mujeres saben que si su trabajo es de excelencia tendrán una oportunidad tan franca como la tienen los hombres por lo que se esfuerzan al máximo. En estos momentos existe una falta de incentivos en las mujeres para aspirar al Premio Nobel. Recordemos que equidad es igualdad de oportunidades no condescendencias ni facilidades. 

P.D. Dedicado a Mireya y Jorge por haber llamado mi atención sobre el tema.

Información adicional

Fecha de otorgamiento de los Premios Nobel a mujeres en las diferentes disciplinas con datos provenientes del portal 






martes, 27 de febrero de 2018

Medicina de precisión


Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 26 de febrero de 2018.

Desde sus inicios la medicina ha buscado prevenir y curar las enfermedades que aquejan a la mayoría de la población. En este sentido, el bien de los más ha sido prevalente sobre el de los menos, tanto desde la perspectiva de la investigación como desde la de los servicios de salud pública. Padecimientos recurrentes como diabetes, cáncer en sus diferentes modalidades y enfermedades cardiovasculares se posicionan como prioridades nacionales y absorben la mayoría de los recursos públicos y privados. Sin embargo, con el avance y sofisticación de los tratamientos nos encontramos que actualmente las diferencias genéticas, ambientales y de estilo de vida de los pacientes comienzan a cobrar relevancia y que cada vez es menos efectivo el tratamiento genérico forzando a los médicos tratantes a hacer ajustes en el consultorio.

Como respuesta a esta realidad es que surge una nueva forma de medicina llamada de precisión. Este enfoque permitirá que tanto los médicos como los investigadores puedan predecir qué tratamiento para cierta enfermedad podrá ser más efectivo, más económico y con menos efectos secundarios para cada uno de nosotros. Por lo tanto veremos que los médicos solicitarán, además de los estudios de gabinete a los que estamos acostumbrados, la secuenciación del genoma del paciente. Los avances en tecnología de secuenciación permiten que esta prueba tenga un costo actual de alrededor de 30 mil pesos con tendencia a la baja.

La disciplina que se encarga del análisis del contenido del genoma humano se llama BioInformática y Morelos resulta ser el lugar de nacimiento y más importante semillero de la bioinformática mexicana desde hace treinta y cinco años y cuenta actualmente con seis centros de investigación donde laboran más de 100 especialistas: Centro de Ciencias Genómicas e Instituto de Biotecnología (UNAM), Centro de Investigación en Dinámica Celular (UAEM), Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (IPN), Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas (INSP) y Universidad Politécnica de Morelos. Adicionalmente, nuestro país cuenta con un Instituto Nacional de Medicina Genómica cuya sede estaba contemplada originalmente para ser Morelos, sin embargo la falta de asesoría adecuada indujo al gobierno del estado a declinar el apoyo en el momento de su creación por lo que se instala en 2004 en la Ciudad de México, mermando momentáneamente nuestro liderazgo en el tema.


Con la intención de retomar el rumbo y reforzar el liderazgo de Morelos, en los últimos cinco años se ha invertido en la construcción dos nuevos centros de investigación, el Centro de Investigación en Ciencias Aplicadas y Tecnología Avanzada Morelos (CICATA del IPN) y el Centro Público de Investigación BioInfotec (CONACyT), gracias a los cuales aumentará el número de especialistas en el análisis del genoma humano pero también en la siguiente etapa, que es el diseño y desarrollo de nuevos fármacos. 

Para quienes quieran conocer más de éste tema los invitamos a participar en el Simposio Internacional de BioInformática Morelos 2018 que ser realizará próximamente donde podrán escuchar lo más reciente e importante en el tema a nivel global de la voz nuestros especialistas en investigación y de una nueva clase empresarial, jóvenes talentosos y con mucho empuje, quienes invierten decididamente en ciencia y tecnología de punta transformando la economía del estado. Los promotores del Simposio son el BioInfotec y el Gobierno de Morelos bajo la dirección de un comité científico conformado por los doctores Sonia Dávila Ramos (CIDC UAEM), Alejandro Sánchez Flores (IBT UNAM) y Jesús Martínez Barnetche (CISEI INSP)

Con todo este esfuerzo más la suma de voluntades de la industria farmacéutica es que México y sobre todo Morelos, podrán incorporarse por el carril de alta velocidad a la autopista de la medicina de precisión en beneficio no solo de nuestros conciudadanos sino de la humanidad.

Información adicional

Nota oficial sobre la creación del BioInfotec
https://www.infotec.mx/es_mx/infotec/infotec_crea_bioinfotec

Sitio oficial del Simposio Internacional de Bioinformática Morelos

lunes, 19 de febrero de 2018

Preservando la misión social de las becas de posgrado


Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 19 de febrero de 2017.

El fin último del otorgamiento de becas es romper las barreras que impiden que ciertas personas, por su situación económica, social o de algún otro tipo que implique una desventaja, puedan acceder a la educación superior; así como promover este tipo de educación y apoyar la investigación científica y tecnológica. En este sentido la existencia de un sistema de becas de posgrado no solamente colabora para perpetuar la transmisión inter-generacional del conocimiento científico y tecnológico sino que es, por sí mismo, un exitoso instrumento de movilidad social. En el artículo de la semana pasada conocimos la controversia constitucional derivada de la suspensión de la beca de maestría de un estudiante ante la existencia simultánea a la misma de un empleo remunerado no relacionado a la docencia o investigación. En breve, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia resolvió conceder el amparo a un estudiante de la Maestría en Derecho en la UNAM pues encontró sustentada la controversia entre el mandato del artículo 3º de la Constitución donde se garantiza el derecho a la educación y el artículo 5º de la misma donde se garantiza el derecho al trabajo remunerado.

Esta decisión deberá ser acatada por el CONACyT restableciendo la beca al quejoso, sin embargo, también sienta un precedente para la oportuna revisión del Programa y su reglamento. Con la intención de proveer de elementos para la discusión, aquí presento una visión de cómo afectaría al despenalizar que sus más de 72 mil becarios disfruten de un empleo remunerado al mismo tiempo de sus estudios en el funcionamiento de éste y otros programas del Consejo y también algunas propuestas.

Lo primero es identificar cómo está vinculado de facto el Programa de Becas de Posgrado Nacionales con el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) y el Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Esquemáticamente, si un investigador desea permanecer en el SNI debe pertenecer como docente a, al menos, uno de los 2,155 Programa de posgrado inscritos al PNPC y dirigir el desarrollo de tesis a los estudiantes del mismo. Para los Posgrados, se demanda que dentro de su plantilla docente cuenten con una mayoría de investigadores pertenecientes al SNI con la labor de dirigir el desarrollo de las tesis de los estudiantes. Finalmente, la asignación de las becas a los estudiantes no se hace de manera individual, sino que se evalúa al posgrado y a sus docentes (investigadores inscritos al SNI) y dependiendo de la calificación colectiva se otorga un número de becas que el mismo posgrado asigna una vez acreditada la calidad e idoneidad académica del postulante. Uno de los elementos clave para dicha evaluación es la eficiencia terminal, es decir, la fracción de los estudiantes de primer ingreso que obtienen el grado en el número de semestres previsto. La presión para cumplir con este indicador se transmite directamente a los docentes/investigadores ya que para poder preservar el nombramiento dentro del SNI precisan de un programa de posgrado exitoso y éste, de una alta eficiencia terminal, generando un ciclo de responsabilidades. Una de las consecuencias colaterales de este ciclo es la expansión reciente del número de posgrados y la cada vez más severa competencia por la matrícula.

Desde la perspectiva del estudiante, el contar con una beca que permita una subsistencia decorosa mientras desarrolla sus estudios de posgrado es una oportunidad para dedicarse de tiempo completo a la realización de la tesis con lo que se cumple el fin último del programa de becas. Esta dedicación, aunada al seguimiento personalizado del director o directora de tesis, aumenta las probabilidades de realizar un trabajo de calidad en el tiempo previsto. Bajo estas premisas es que el ciclo de responsabilidades ha sido exitoso. Sin embargo, desde hace algunos de años ha sido evidente la inquietud de los estudiantes de posgrado ante la necesidad de mejorar sus ingresos con un trabajo remunerado asumiendo, inclusive, el riesgo de la pérdida de la beca.

La resolución de la Suprema Corte podría llevar a eliminar del reglamento y sus convocatorias la dedicación exclusiva como un requisito para el goce de la beca de posgrado. En estas condiciones algunos becarios podrían optar libremente por incorporarse al mercado laboral. Asumiendo lo delicado de la generalización, es probable que algunos becarios opten por disminuir el ritmo de sus estudios ya sea difiriendo la toma de materias o en perjuicio de su rendimiento en los proyectos de investigación. En cualquier caso y a diferentes niveles, es predecible que la eficiencia terminal de algunos posgrados sufra una afectación por debajo de lo que permite el reglamento con el riesgo de perder su pertenencia al PNPC impactando directamente a los docentes/investigadores a quienes se trasladaría el riesgo hacia su permanencia en el SNI.

En este escenario se hace necesario buscar alternativas ya sea mediante el rediseño institucional en CONACyT que lleve a la desvinculación de los programas involucrados en el ciclo o de otras medidas que permitan reducir el impacto de la resolución de la Suprema Corte sobre el sistema antes de que se vulnere por el flanco más débil, la estabilidad del SNI. El texto  mismo de la resolución (de la cual recomiendo su lectura) nos indica: “No pasa inadvertido para esta Suprema Corte que pueden existir casos en que con motivo de una misma convocatoria de becas comparezcan aspirantes en igualdad de circunstancias académicas o que cuenten con proyectos igualmente valiosos, y que en esos casos bien podría optarse por dar preferencia a quienes tengan una mayor necesidad económica, esto es, a quienes no cuenten con un trabajo remunerado, atendiendo al tope presupuestal y fondos correspondientes; pero ello no puede ser un factor determinante para eliminar a los aspirantes que sí cuenten con un empleo”.

El debate apenas inicia y quizá en el mejor momento, cuando se comienza a estructurar lo que pudiera ser un proyecto a largo plazo para la ciencia en México.

Información adicional

El otorgamiento de Becas de Posgrado Nacionales por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) se sustenta jurídicamente en los siguientes documentos: el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (PECITI); la Ley Orgánica del CONACyT y su reglamento para el Programa de Fomento, Formación y Consolidación de Capital Humano de Alto Nivel; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación y la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 3º el cual garantiza el derecho de los mexicanos a la educación.


Reglamento de Becas CONACyT 2018


Reglas de operación del Programa de Becas de Posgrado


Convocatoria becas nacionales 2017 donde se indica el requerimiento de dedicación exclusiva




lunes, 12 de febrero de 2018

El derecho de los estudiantes de posgrado al trabajo


Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 12 de febrero de 2017.

Desde su origen en los años 70s, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) tiene el mandato social de fomentar la formación de cuadros de alta especialización en todos los campos del conocimiento. Desde entonces y hasta la fecha, más de 400 mil personas (incluyéndome a mí) hemos obtenido una especialidad médica o un grado de maestría o doctorado en ciencias naturales, ingeniería, ciencias sociales, artes o humanidades bajo el amparo del Conacyt. El instrumento institucional por excelencia para cumplir este mandato es el programa de becas para estudios de posgrado. Sin estas becas, la mayoría de los ahora maestros o doctores hubiéramos tenido que abandonar los estudios, resultando ser una de las acciones de movilidad social más importantes y exitosas de la nación. Sin embargo, las condiciones cambian y los programas de gobierno deben evolucionar para adaptarse y seguir cumpliendo con el mandato de la sociedad.

De manera general, el programa de becas para estudios de posgrado apoya con recursos para su manutención a quienes acrediten los exámenes de ingreso a algún plan de estudios inscrito al programa nacional de posgrado de calidad (PNPC), también perteneciente al Conacyt. La asignación de la beca se revisa semestralmente en función del desempeño del estudiante mediante la evaluación de sus actividades escolares y de investigación durante el tiempo que dure el plan de estudios. Al finalizar, el becario obtiene el grado mediante un examen ante un jurado especializado con lo que se consideran cumplidas las condiciones del convenio de asignación de beca y queda liberado de compromisos con el Conacyt.

El monto de la beca se ajusta anualmente y corresponde actualmente a 9,800, 11,026 o 14,701 pesos mensuales para especialización, maestría o doctorado, respectivamente. Por ser una beca no reciben aguinaldo y no están sujetos a gravámenes fiscales siendo los becarios y sus dependientes económicos beneficiarios de atención médica por convenio entre el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Conacyt durante la vigencia de la beca.

El 7 de febrero de 2018 y de manera inédita para la comunidad científica de nuestro país, la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió resolución sobre la revisión de un juicio de amparo interpuesto por un becario ante la determinación del Conacyt de retirarle el beneficio de la beca de posgrado por encontrarse en una relación laboral pública, explícita y documentada. El fundamento del amparo consiste en el conflicto entre los artículos 3º y 5º de la Constitución Federal donde se establecen los derechos inalienables de los mexicanos a la educación y al trabajo, respectivamente. El proyecto de resolución sometido por el magistrado Franco González Salas fue votado por unanimidad en el sentido de que … “al no existir una razón constitucional o convencional que justifique la restricción derivada del requisito de dedicación exclusiva, debe concluirse que tal restricción resulta inconstitucional”.


Las consecuencias y oportunidades que esta resolución representa para el programa de becas de posgrado y para el diseño del sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación en su totalidad son amplias e importantes y las comentaré en las próximas ediciones de esta columna.

Información adicional

Resolutivo de la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia sobre el JUICIO DE NULIDAD EN CONTRA DE LA RESOLUCIÓN DE 25 DE JULIO DE 2016 , QUE INFORMO QUE LA BECA OTORGADA AL QUEJOSO HABÍA SIDO SUSPENDIDA POR INCUMPLIMIENTO ESTABLECIDO EN LA CONVOCATORIA BECAS CONACYT NACIONALES 2016 INVERSIONES EN EL CONOCIMIENTO. CRA JMVR "CONACYT. El otorgamiento de una beca por dicha institución como estudiante de dedicación exclusiva dentro del programa de pos grado, viola el derecho a ejercer un trabajo remunerado."


Proyecto de resolución sometido por el Ministro José Fernando Franco González Salas

martes, 6 de febrero de 2018

Los designios del dios Xólotl



Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 6 de febrero de 2017.


En la mitología mexica, el dios Xólotl (“el animal” en náhuatl) es la deidad del ocaso, de los espíritus, señor del inframundo que ayudaba a los muertos en su viaje al Mictlán. Xólotl era el gemelo de Quetzalcóatl y la personificación maligna de Venus, protector del Sol en su viaje diario a través del inframundo durante la noche. También llevó adelante al género humano entregándole el fuego de la sabiduría y revivía a las personas.
Cuando los dioses debieron ser sacrificados para poner en movimiento al Quinto Sol, Xólotl se rebeló escondiéndose. Primero se convirtió en una planta de maíz de dos cañas o ajolote (xolotl); al ser descubierto echó a correr otra vez y se escondió en un magueyal, donde tomó la forma de una penca doble o mejolote (mexólotl, de metl, maguey y xólotl). Una vez más lo halló el verdugo por lo que escapó de nuevo introduciéndose al agua, donde se transformó en un anfibio llamado ajolote (axolotl, de atl, agua y xólotl). Ésta fue su última metamorfosis. Finalmente, cayó en manos del verdugo quien le dio muerte.
El ajolote es una especie de salamandra endémica de los lagos del Valle de México, su nombre científico es Ambystoma mexicanum y se caracteriza por su habilidad de regeneración: no forma cicatrices y es capaz de regenerar extremidades e inclusive partes de órganos en cuestión de meses. También pueden aceptar con facilidad transplantes de otros individuos recuperando la funcionalidad de los mismos aún en órganos complejos como los ojos o el cerebro. Su capacidad de regeneración es tan amplia que, bajo condiciones particulares, es capaz no solo de regenerar una extremidad dañada o amputada sino que lo hace con dos miembros.
El atractivo de esta especie es tal que inclusive la conocida serie Pokémon lo utiliza de modelo para uno de sus personajes, el pokémon tipo agua/tierra Wooper y su evolución Quagsire. En el ámbito científico, sus características de desarrollo lo han hecho un modelo de estudio muy apreciado desde que Auguste Duméril recibió los primeros seis ejemplares en el Jardín Botánico de París en 1863 y hasta el pasado primero de febrero de 2018, día en que se publica en la prestigiada revista científica Nature el artículo titulado: “El genoma del ajolote y la evolución de reguladores clave en la formación de tejido”.
La secuencia del genoma de un organismo es la expresión física de todas sus características genéticas, es el texto del libro de la vida. Gracias al trabajo de los 19 investigadores científicos autores del trabajo, entre los que se encuentran dos mexicanos, ahora podremos escudriñar con detalle qué hace diferente al ajolote no solo de otras salamandras sino de todos los demás vertebrados quienes carecemos de la capacidad de regeneración. El primer indicio resultó ser la falta de un gene llamado Pax3 que se encuentra normalmente en peces y anfibios y su reemplazo por otro nuevo, llamado AmPax7. Se sabe que Pax3 juega un papel crítico en la formación de tejido durante el desarrollo del embrión y lo hace también después del nacimiento, siempre mediante la regulación de la expresión de otros genes particulares siendo lo que llamamos un factor de transcripción.

La identificación de Pax3 es sólo el inicio y gracias a la obtención del genoma del ajolote se acelerará una rama nueva de la medicina llamada medicina regenerativa, una de las más ambiciosas e importantes del siglo XXI. Gracias a la medicina regenerativa se podrá cambiar para siempre la forma como envejecemos y, quién sabe, quizá encontremos la llave para la puerta de la inmortalidad. Desafortunadamente el ajolote está en peligro de extinción por la explotación irracional del agua de los lagos del Valle de México. Ayudemos a su conservación y de esta forma lograremos que el dios Xólotl, quien le tuvo odio ala muerte y quiso escapar de ella mediante sus poderes de transformación, cumpla sus designios. 

Información adicional

Texto libre del artículo "The axolotl genome and the evolution of key tissue formation regulators" por Tanaka y colaboradores

Información sobre el gene Pax3

Página del Dr. Alfredo Cruz Ramírez, colaborador del artículo del genoma del ajolote, en el LANGEBIO

martes, 30 de enero de 2018

El derecho al aire limpio



Artículos publicados originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca los día 15, 22 y 29 de enero de 2018.

Londres, 1952. Recién terminada la segunda guerra mundial, el Reino Unido sufría los efectos de una grave recesión económica y el ánimo de los ciudadanos era adverso al partido en el poder. Con la finalidad mejorar la opinión de los ciudadanos durante la navidad de ese año, el gobierno incrementó la dotación de carbón para la ciudad lo que llevó, de la mano de un inusual fenómeno atmosférico llamado anticiclón, a la acumulación súbita de emisiones de gases efecto invernadero y de partículas suspendidas. Durante una crisis que duró una semana, la población de Londres estuvo expuesta a una niebla de extrañas características que coloquialmente llamaron “niebla de sopa chícharo” por su color amarillento y acre olor.

El reporte oficial de la época estimó que al menos cuatro mil personas fallecieron a causa de esta  niebla entre el 4 y 8 de diciembre de ese año. Revisiones posteriores indican que el número pudo haber sido mayor hasta alcanzar 12 mil decesos y más de 25 mil enfermos. Eso sin contar un número indeterminado de pérdidas de animales de compañía. Los efectos en la salud de la población se siguieron detectando durante meses. La explicación sobre la ocurrencia de este grave fenómeno y también porqué no se ha vuelto a presentar nos la ofrecen los científicos especialistas en química atmosférica.

La quema de carbón conlleva siempre la emisión de compuestos químicos llamados sulfuros y nitritos. En condiciones normales estos compuestos se diluyen con las corrientes de aire y no interaccionan entre ellos. Durante los días de la crisis en Londres, el anticiclón produjo una inversión térmica que concentró las emisiones a nivel de la calle. Dado que era diciembre, la baja temperatura y la alta humedad provocaron una densa niebla, que no es más que la formación de pequeñas gotas de agua suspendidas y que absorben los compuestos del aire, concentrándolos. La reacción química dentro de las gotas de niebla entre los sulfuros y los nitritos bajo estas inusuales condiciones lleva a la formación de ácido sulfúrico durante la noche y con el ligero calentamiento del sol durante el día, el ácido se concentró dentro de las mismas gotas como si fueran tubos de ensayo hasta alcanzar niveles nunca vistos. Ahora sabemos que el ácido sulfúrico fue inhalado por las personas y atacó sus vías respiratorias produciendo casos agudos de bronquitis química para la que no existe ningún tratamiento y que resulta en una forma acelerada y dolorosa de muerte dejando daños permanentes a los sobrevivientes.

El gobierno británico reaccionó ante la situación emitiendo directivas severas y de efecto inmediato. Se prohibió la quema de carbón en los hogares fomentando la instalación de calefacción con base en gas o electricidad, también se redujo la quema de carbón en las termoeléctricas instaladas dentro de la ciudad de Londres y eventualmente se ordenó su traslado hacia otras partes del país elevando también la altura de las chimeneas para asegurar la dispersión de las emisiones en las corrientes de aire. Todo este se decretó como la primera Ley de Aire Limpio a nivel mundial en 1956. A partir de entonces se han emitido numerosos documentos reforzando la necesidad de cuidar el medio ambiente con resultados muy positivos.

California, 1974. La bonanza que se vivió en Estados Unidos entre el fin de la Segunda Guerra Mundial y los años 70 promovió un estilo de vida basado en el consumo desbordado como el motor de la economía. Entre los miles de nuevos productos comerciales que se desarrollaron en estos años se encuentran los aerosoles. Tan solo en 1973 se vendieron tres mil millones de latas de estos productos entre los que se encontraban desodorantes, productos para el cabello, limpieza y, de manera muy importante, refrigerantes.

Mientras esto ocurría, un joven ingeniero químico mexicano terminaba su doctorado y se incorporaba a su primer empleo en la Universidad de California en Irvine. En la búsqueda de temas de investigación decidió darle tiempo al estudio de una molécula en particular, los cloro-fluoro-carbones también conocidos como CFCs. Los CFCs no son naturales, fueron inventados en 1928 y sus propiedades químicas como propelente le hicieron el mejor aditivo para la industria de los aerosoles, una industria que llegó a tener un valor de 9 mil millones de dólares.

La curiosidad de nuestro joven investigador lo llevó a preguntarse cuál podría ser el impacto de la acumulación de este xenobiótico (compuesto no natural) en la atmósfera. Tras unos años de estudios logró acumular suficiente evidencia de que los CFCs tenían la capacidad de destruir de manera rápida e irreversible la capa de ozono que envuelve al planeta. El ozono es una variedad muy especial de oxígeno (O), en el cual, en lugar de asociarse en parejas como sucede en el oxígeno molecular que respiramos (O2), se asocia en tríos (O3). La capa de ozono se encuentra a 15 kilómetros de altura sobre la corteza terrestre y absorbe los rayos ultravioleta que llegan del sol protegiendo al planeta y por supuesto a los humanos de problemas de salud como el cáncer de piel.

La luz ultravioleta es de alta energía, por eso causa daño a la piel pero también activa a los CFCs en un proceso llamado fotodisociación y ocasiona su destrucción liberando cantidades muy pequeñas de cloro, tan pequeñas que al principio no se pensó que pudieran tener impacto. Sin embargo, las investigaciones demostraron que un solo radical de cloro podría destruir más de 20 mil moléculas de ozono en una reacción en cadena. Con esta nueva evidencia el joven investigador y sus colaboradores se decidieron a publicar sus resultados de investigación en 1974 en la revista Nature.

A pesar de que los experimentos científicos fueron repetidos numerosas veces demostrando su validez la industria desplegó una agresiva campaña de desprestigio contra las investigaciones por lo que no fue sino hasta 1985 que la opinión pública comenzó a cambiar exigiendo la utilización de compuestos diferentes a los CFCs en los aerosoles y forzando a los gobiernos para generar nuevas normas que protegieran la atmósfera pero con un retraso de más de 10 años. La comunidad científica decidió honrar la originalidad, calidad e impacto de estas investigaciones otorgando  el Premio Nobel de Química 1995 a Mario Molina, ingeniero químico mexicano que cambió la historia del planeta.

Cuernavaca, 2018. Sabemos desde hace casi veinte años que el 85% de la contaminación atmosférica en Morelos proviene de las emisiones del parque vehicular y que, además, ésta se concentra en las principales zonas conurbadas: Cuernavaca, Cuautla y Jojutla, siendo el punto más contaminado del estado el centro de Cuernavaca y en particular la calle de Galeana. El diseño actual de los derroteros del transporte público con ruta fija junto con el pobre estado mecánico de las unidades, tanto públicas como privadas, ocasiona que los habitantes del centro de Cuernavaca y los miles de peatones que por ahí circulamos diariamente, estemos expuestos de manera directa a las emisiones tóxicas de más de 100 mil vehículos que alcanzan niveles superiores a los de la ciudad más contaminada del país, la Ciudad de México.

El primer paso a la solución de este grave problema, que tiene un impacto directo en la salud de las personas pero que también impacta a la salud del medio ambiente, se dio en 1995 con la implantación de la Verificación Vehícular la cual promovió una ligera mejora en las condiciones generales de la calidad del aire pero, dado que en su mayoría las emisiones de alta toxicidad son producidas por el transporte público que sigue utilizando diésel y que está, por lo general, fuera de la norma, lo que hizo indispensable un cambio de estrategia.

Esta estrategia fue el diseño de una zona de bajas emisiones conocida como Ecozona. Este modelo nace en Europa hace 15 años donde se implantó en tres fases. La primera consiste en cobrar a los vehículos contaminantes un peaje por entrar al centro de la ciudad, siendo más alta la cuota mientras más emisiones generen. La segunda comprende la prohibición de acceso a unidades con más de 12 años de servicio y su sustitución por modelos más eficientes y menos contaminantes pero aún con pago de peaje. La tercera fase es la entrada exclusiva a vehículos eléctricos o híbridos. Londres fue pionero en esta estrategia y está a punto de entrar a la tercera fase. Los resultados han sido excelentes pues los recursos que se colectan de los peajes se invierten en la misma zona acelerando la mejora.

La situación en Cuernavaca resultó ser un poco diferente pues además de la clara identificación y cuantificación de las emisiones provenientes de vehículos se detectó una importante presencia de partículas contaminantes provenientes de las barrancas que rodean al centro de la ciudad. El sistema de alcantarillado del centro de Cuernavaca se encontraba en pésimas condiciones ya que las pocas líneas existentes fueron fabricadas con barro y, además de estar fuertemente dañadas, no estaban conectadas a un colector sino que desbordaban directamente a las barrancas. A diferencia de Londres, el diseño de la Ecozona necesitó considerar ambas fuentes de contaminación pero descartando el cobro de peaje.

De manera ordenada y bajo la asesoría de la Fundación Mario Molina, se comenzó en 2013 un diseño que incluía la reconstrucción total de la red de alcantarillado del centro para la concentración de todas las aguas residuales en un colector maestro que las lleve a la planta de tratamiento de Acapantzingo. Simultáneamente a estas obras se realizó un cambio de pavimentación con un modelo que privilegiara al peatón sobre el automóvil, es decir, con banquetas más anchas, transitables aún en silla de ruedas y la posibilidad de cerrar algunos tramos al tráfico. Finalmente, se realizó un estudio de origen y destino del transporte público con ruta fija con la finalidad de rediseñar los derroteros y minimizar la presencia desordenada de los mismos en el primer cuadro.

La implantación de cualquiera de estos modelos se encuentra, de manera predecible, con oposición. En Londres se opusieron la asociación de transportistas de carga y de mudanzas al igual que algunos comercios que requerían el acceso de sus clientes por auto. Sin embargo, la rotunda solidaridad de las sociedades científicas y médicas así como la participación de los diferentes niveles de gobierno permitió su operación y, a la fecha, los excelentes resultados han diluido toda crítica. Desafortunadamente en Cuernavaca todavía estamos en la fase de oposición donde los transportistas, el comercio informal y el gobierno municipal requieren entender, apreciar y reconocer que posponer la evolución del centro de la ciudad por intereses de corto plazo no beneficia a nadie sino que afecta de manera directa e irreversible la salud de miles de personas, que ahuyenta el turismo y que deteriora la actividad económica vulnerando, además, el derecho que tenemos los ciudadanos al aire limpio.

Información adicional

Úrsula Oswald. Recursos Naturales en: Contribuciones a la investigación regional en el estado de Morelos. J. Delgado Macías (ed). CRIM UNAM 2000 http://www.crim.unam.mx/web/node/2221

Mario Molina y la saga del ozono: ejemplo de vinculación ciencia-sociedad http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-00632015000300015

Modelo y avances de la Ecozona en Cuernavaca. http://centrohistorico.morelos.gob.mx/?q=salud-ambiental

Zonas de bajas emisiones como instrumentos de políticas públicas ambientales. https://www.polyu.edu.hk/cee/MOVE2016/5-05-WESTON.pdf





lunes, 8 de enero de 2018

Mujeres científicas, una deuda pendiente


Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 8 de enero de 2017.

Entre las muchas evaluaciones que se le hace a nuestro país por ser miembro de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE)  se encuentra la prueba PISA la cual se aplica a estudiantes de 15 años y nos indica el potencial de nuestros jóvenes para tener éxito en una sociedad altamente tecnificada. Esto se hace comparando el desempeño en ciencias, matemáticas y lectura de los estudiantes mexicanos con los de otros países miembros de la organización. Los estudiantes de más alto desempeño en ciencias pueden utilizar ideas y conceptos científicos abstractos para explicar fenómenos y eventos complejos y poco comunes. En matemáticas, pueden ser capaces de tener un pensamiento y razonamiento matemático avanzado. En lectura, estos estudiantes pueden extraer la información que necesitan localizar y organizar de segmentos integrados dentro de un texto o una gráfica.

A nivel global los resultados de la prueba PISA revelan profundas diferencias de género en lectura, a favor de las mujeres encuestadas, con una reducción en la diferencia cuando se trata de lectura digital. En el caso de los hombres el bajo desempeño está fuertemente asociado a situaciones de desventaja socioeconómica pero en el caso de las mujeres, inclusive las de mejor desempeño general, existe una tendencia a fallar ante el reto de pensar como científicas, por ejemplo cuando se les solicita formular una situación matemáticamente o interpretar un fenómeno de forma científica.

En general los estudiantes encuestados reportan encontrar disfrute y estar interesados en aprender ciencia y aunque a nivel mundial esto es más frecuente en hombres que en mujeres, para los mexicanos no solo no existe diferencia entre géneros en cuanto a su interés vocacional por la ciencia sino que tampoco hay diferencia en cuanto a su apreciación de la utilidad del conocimiento científico y tecnológico para sus planes futuros, alcanzando el valor más alto entre todos los países de la OCDE.

Desafortunadamente esta motivación no está asociada al desempeño, que es significativamente bajo en ciencias y matemáticas,  por lo que les va a ser más difícil que alcancen su objetivo. Aún así, casi la mitad de los encuestados (41%) indicó que le gustaría desarrollarse en una ocupación que requiere un profundo entrenamiento científico, el valor más alto entre todos los países de la OCDE. Esta expectativa aumentó 9 puntos porcentuales entre 2006 y 2011 en parte debido al aumento de 12 a 19% de jóvenes interesados en carreras médicas.

La mayoría de quienes se interesan en carreras científicas y tecnológicas son hombres. Separando las carreras médicas de las de ciencias e ingeniería, los datos indican un sesgo importante pues solamente 9% de las mujeres indica su interés en ciencia e ingeniería contra 26% por áreas médicas mientras que en el caso de los hombres es 28% contra 13% en estas mismas áreas. Desafortunadamente no existe información estadística a nivel nacional sobre la matrícula a nivel licenciatura (ni a nivel posgrado) en áreas científicas y tecnológicas por lo que el único dato para contrastar consiste en la información de egreso donde una mujer tiene solamente el 18% de probabilidades de graduarse contra 37% si es hombre.

En el caso de nuestro país, aquellas jóvenes que deciden incorporarse al sistema científico tienen muchos retos por superar, en particular su evolución dentro de los exigentes mecanismos de evaluación de desempeño conocidos como sistemas de investigadores, instituciones que solamente existen en México. Estos sistemas utilizan diferentes indicadores para evaluar el a los investigadores entre los que se encuentran la publicación de libros y artículos científicos, la formación de estudiantes especializados, la colaboración en programas docentes y en actividades de divulgación de la ciencia, la participación en conferencias y congresos nacionales e internacionales. Para los morelenses existe el Sistema Estatal de Investigadores así como también el Sistema Nacional de Investigadores y entre los dos se integra a mil 476 de los cerca de 2 mil profesionales de la ciencia de nuestro estado.

Aunque de manera global la población de investigadores morelenses está cercana a la paridad de género (58% hombres y 42% mujeres) al desagregar los datos del padrón 2016 en siete categorías se aprecian algunas anomalías. El orden en el gráfico corresponde primero al Sistema Estatal como el que menos requerimientos exige seguido de la Candidatura al Sistema Nacional y después sus tres niveles, concluyendo con la  membrecía de la Academia de Ciencias de Morelos, un organismo civile que reúne a los más reconocidos exponentes de la actividad científica estatal. En el gráfico es evidente que la participación de las mujeres disminuye de manera sistemática conforme se incrementa el nivel de exigencia, comenzando con una paridad de una mujer por cada hombre y terminando con una de una mujer por cada cuatro hombres. 




A  partir de toda esta información podemos sugerir la existencia de, al menos, cinco momentos en los que se generan cuellos de botella para la incorporación y desarrollo de las mujeres en actividades científicas y tecnológicas. El primero es a nivel de educación básica y media superior donde hay que capacitar a los profesores para dar seguimiento más cercano a las niñas que demuestren interés y aptitudes para ciencias y matemáticas fortaleciendo su vocación. Posteriormente la necesidad de un impulso decidido a la incorporación de más mujeres a carreras científicas e ingenierías diferentes de medicina. Aquí es sumamente pertinente la observación de la OCDE sobre que los padres tienen a tener una mayor expectativa de los hijos hombres para desempeñarse en carreras científicas o ingenierías, aunque a los 15 años su desempeño en matemáticas sea el mismo que el de las mujeres.  El tercero es la necesidad de dar tutorías personalizadas a mujeres dentro de carreras científicas e ingenierías para incrementar su probabilidad de graduación. El cuarto es la necesidad de incorporar más y mejores políticas institucionales que permitan que las mujeres que se dedican de manera profesional a la ciencia puedan seguir evolucionando dentro del sistema sin perjuicio de su desarrollo personal y familiar.  El quinto y último, es incrementar a dos a uno el número de mujeres sobre hombres en las comisiones de evaluación de los sistemas de investigadores y en la Academia de Ciencias de Morelos para evitar un sesgo adicional.


A pesar de que estas acciones tendrían más impacto de implantarse a nivel institucional no hay que descartar la importancia de pequeñas acciones individuales como por ejemplo la mentoría dentro del programa de entrenamiento para olimpiadas científicas que lleva a cabo el Gobierno Estatal junto con  la Academia de Ciencias de Morelos o el programa Adopta un Talento de la Academia Mexicana de Ciencia. Sería un excelente propósito para este 2018.

Información adicional